miércoles, 28 de septiembre de 2016

Cómics: From Hell


De por sí el término "novela gráfica" es un término controvertido, se suele decir que fue una forma de separar los típicos cómics de superhéroes de adolescentes y niños, con los cómics más adultos, maduros, complejos, densos... en fin.

A mí personalmente no me molesta llamarlos de una forma u otra, no considero peyorativo llamar a Watchmen o The Sandman cómics, porque para mí lo son, y lo dice alguien que no lee cómics de superhéroes más clásicos porque no me gustan y me aburren soberanamente, además de lo que ya dije cuando empecé a escribir estas reseñas, me gusta que las cosas tengan un final, y es obvio que ni Superman, ni Batman tendrán un final, hehe

Si el simple término ya es controvertido, dilucidar cuándo nació lo es aún más, hay una plétora de escritores de los que se suele decir que dieron el pistoletazo de salida a este "género", pero en mi humilde opinión, y siempre hablando de algo que está bajo sospecha, creo que los créditos si es que hay que darlos, deberían darse al que lo pusieron sobre el tapete, y creo que quizá el mayor exponente en este caso es Alan Moore, aunque sea posterior a estos tipos, y seguramente fuera influenciado por ellos.

Pero entre Watchmen y sobre todo, From Hell, creo que fue donde realmente se pudo empezar a hablar de novelas gráficas, novelas con dibujos, para no tener que entrar en descripciones a veces aburridas, a veces difíciles de describir, pues mira es una alternativa y funciona igual o mejor.

De Watchmen ya hablé en su momento, así que ahora toca From Hell, del que imagino que muchos tendréis una idea de qué va, sí, sobre el mito de Jack el Destripador, de hecho hay una película muy cutre por ahí basada ligeramente en este cómic, que como siempre, no le hace honor.

From Hell es un cómic muy denso y difícil, en especial si queremos realmente sacarle todo el jugo, y es que en la mayoría de las ediciones que podemos comprar hoy en día, aparece el cómic diseccionado (pun intended, : ) en apéndices.

Cuando reseñé The Sandman comentaba lo maniático que era Gaiman a la hora de recrear hechos para que fueran lo más creíble posibles, dentro de sus posibilidades, investigando y leyendo todo tipo de fuentes.
Que Alan Moore es una de los mayores influencias de Gaiman puede constatarse también en este hecho, y especialmente leyendo esos apéndices somos conscientes del trabajo que hay detrás de una novela, sí, novela.
En alguna ocasión he leído entrevistas a Gaiman y sus colaboradores de las que recuerdo leer descripciones de él rodeado de pilas de libros de referencias, me imagino a Alan Moore igual mientras escribía From Hell pero con mapas viejos, libros e imágenes atroces sobre Whitechapel y Jack, toda una escena.

A parte de lo increíblemente bien escrito que está, y la genial mezcla entre ficción creativa y datos reales que podemos encontrar en From Hell, es cierto que su lectura no es tan ágil como la mayoría de cómics que he ido comentando aquí. Yo mismo lo dejé relegado a un segundo plano en un par de ocasiones, en mi opinión, como digo es un cómic denso, se trata parcialmente de un documental, que describe a través de multitud de referencias la vida en Inglaterra en aquella época, la posible y creíble vida de las mujeres asesinadas, nos lleva de viaje al Londres victoriano, dándonos un paseo, describiéndonoslo...

Desde luego es otro rollo, diferente, de ahí, que me guste categorizarlo como uno de los mejores exponentes de eso que no se sabe bien si existe o no, la novela gráfica.

El otro aspecto que hace a From Hell lo que es, y que a mucha gente le echa para atrás es el dibujo de Eddie Campbell, pero para mi gusto, está en consonancia con el tono de la serie, sin colores, todo blanco y negro, con muchas líneas, a veces emborronado y caótico, pero no por ello menos humano y realista. Creo que es un dibujo que caracteriza a este libro que de por sí es morboso, sin ahondar en ello, lo cual me parece una característica positiva en definitiva.

From Hell es una novela más que un cómic, y como tal hay que acercarse a ella de forma distinta, si vamos pensando que es otro cómic ágil, adictivo y entretenido (que también lo es a su modo y a su ritmo) puede costarnos un disgusto (no pun intended ahora, xD) y que se nos atragante el dibujo peculiar que tiene.

Pero como digo a su modo es apasionante, sobre todo al ir descubriendo el proceso de creación, y el propio caso, que como en última instancia dice Moore, Jack el Destripador es principalmente un mito, y como tal es bastante fascinante.

Escritor: Alan Moore / Dibujante: Eddie Campbell
Mi puntuación: 8/10

sábado, 24 de septiembre de 2016

Cómics: Asterios Polyp


Asterios Polyp fue la primera gran obra en solitario de David Mazzuchelli, conocido por sus trabajos en el mundo del cómic como dibujante y/o entintador, por ejemplo en Batman o Daredevil entre otros muchos, habiendo trabajado con Frank Miller en éstos saltando a primera línea, por ejemplo con "Batman: Año Uno".

Después de muchos años en el mundillo como un "secundario", por desgracia es en lo que suelen quedarse los dibujantes en general, salvo por detallistas de los nombres, decidió empezar a trabajar en solitario, exponiendo las ideas que salían de su mente, cosa que no puede hacer un dibujante, normalmente encerrado en una historia, aún cuando el escritor sea abierto a opiniones y deje libertad, es lo que hay.

Como he dicho, su primera obra en solitario fue este Asterios Polyp, aunque no ha sido su último trabajo, y sin lugar a dudas demostró, principalmente una cosa, que también es un excelente escritor, y en mi opinión que tiene un estilo vanguardista original y maravilloso.

Y es que lo primero de lo que nos damos cuenta nada más empezar esta novela son sus características gráficas, colores pastel, principalmente azul y rosa. Escala de grises, para momentos más o menos tristes, una excelente geometría para los momentos más técnicos, un uso inteligente y genial del espacio y, sobre todo, de los bocadillos.

Ya he dicho varias veces en otras reseñas lo que me encanta que, al menos los protagonistas, tengan una fuente para sus bocadillos única, aquí David lo hace constantemente, pero encima no se limita a ello, ejecuta un uso de los bocadillos magnífico, algo similar pero mucho más extensivo al de Descendres, con bocadillos que se solapan, diagonales, me encantó el uso de unos bocadillos que para leer has de girar el cómic en una conversación en la que nuestro protagonista, Asterios, seguramente estuviera un poco disperso, y que casi ni escuchaba, como a quien le entra por un oído y le sale por el otro.

Y todo este uso ejemplar de los recursos artísticos, al fin y al cabo de un artista del dibujo como es David, no es ni más ni menos una extensión que ayuda a comprender mucho mejor un cómic relativamente complicado como éste, complicado por dos razones, desde mi humilde punto de vista, lo primero es que Asterios no deja de ser un arquitecto, encima bastante pagado de sí mismo, un tipo inteligente que gusta de usar su inteligencia, así muchos diálogos utilizarán recursos y palabras técnicas y complicadas, y segundo, tratándose de una novela completamente intimista, ayuda perfectamente a comprender los sentimientos y situaciones que de otro modo podrían pasar desapercibidas.

Bien, llegados a este punto hay que decir que efectivamente Asterios Polyp, no es solo el nombre de la novela, sino el nombre de nuestro protagonista, y la novela gira en torno a su vida, una vida interesante, pero una vida como podría ser cualquier otra, y ahí, lo cierto, es que es fácil empatizar con ella y por ende, con él, siendo en las partes más duras, realmente emotiva.
Un tipo de 50 años vive solo y aparentemente deprimido en un cuchitril que durante una intensa lluvia recibe el impacto de un rayo y se incendia, Asterios consigue salir indemne, pero sin nada, aunque probablemente ya no le quedaba nada... así Asterios se lo toma como aviso y decide dar un giro a su vida, con lo que le queda en el bolsillo llega hasta un pueblo donde coge el primer trabajo que se le aparece, mecánico, a pesar de no tener ni idea de mecánica.

La novela juega constántemente con el presente y el pasado, contándonos la vida de Asterios y cómo ha llegado hasta donde está, aunque no es demasiado liosa en ese aspecto, ambas "vidas" son tan diferentes, que es fácil poder seguir el hilo.
Como he medio comentado antes, David, juega mucho con la dualidad de las cosas, su protagonista es un tipo escéptico, pero que tiene sus ideas enrraizadas y no hay quien le saque de ellas, el destino (llámale casualidad si lo prefieres) también es una poderosa palabra que aparece constantemente entre sus dibujos, luchando fervientemente contra él.

En cualquier caso, Asterios Polyp es un cómic excelente, que merece la pena visitar, aunque solo sea por disfrutar de la originalidad de su escritor y dibujante, pero que una vez estamos deleitándonos con ello, acabamos viviendo una vida que salvando las distancias puede ser como la nuestra, y nos puede servir también como lectura intimista.

Solo hay una cosa que no me gustó del libro, pero que me voy a reservar por no destripar nada, es algo que sin embargo, entiendo y tiene su lógica una vez visto desde fuera, pero siendo un cómic, como ya he dicho, bastante personal y que puede tocar la fibra en alguna ocasión, de repente tener que verlo desde fuera para verle "la gracia", me pareció un giro demasiado brusco que no terminó de convencerme, quizá si lo leéis, podáis reconocer esta pequeña crítica, hehe

Os lo recomiendo en cualquier caso, tampoco es demasiado largo, y por tanto, tampoco es muy caro, hehe

Escritor y Dibujante: David Mazzuchelli
Mi Puntuación: 7/10

lunes, 19 de septiembre de 2016

Cómics: Monsieur Mardi-Gras Descendres


Nuestra evolución a lo largo de la vida es lo que nos hace ser como somos hoy, es lo que dicta nuestros gustos hoy, puede que mañana cambiemos y con nosotros nuestros gustos, puede que no.
Cuando era pequeño leer no era una de mis pasiones y durante años no leí gran cosa, más que algún libro de Mundodisco por ahí suelto cuando no tenía otra cosa mejor que hacer, alguna serie que llamó mi atención como The Witcher y algún clásico, en gran parte debido a que desde siempre me ha gustado La Divina Comedia de Dante Alighieri.

Es el único libro al que vuelvo de vez en cuando, la primera vez lo leí de adolescente y lógicamente mis siguientes lecturas han sido en diferentes etapas que cambiaron mi forma de verlo.
Seguro que a vosotros os ha pasado, probablemente con otros libros.

La muerte y el infierno, sin llegar a ser una fascinación, siempre han llamado mi atención, esa oscuridad mitológica que los rodea, al final no deja de ser romanticismo.
Quizá por eso Sandman y Lucifer me encantaron, y quizá por eso siempre me atraen libros/cómics/loquesea que se enfocan en esa dirección.

Así llegué a Monsieur Mardi-Gras Descendres, sin lugar a dudas el cómic más complejo y complicado que he leído, y difícilmente creo que haya otro así, y no pretendo con ello ser más que nadie ni dármelas de inteligente, por algo os lo recomiendo en estas humildes líneas, para que también vosotros le déis una oportunidad y decidáis si os interesa o no.

Monsieur Mardi-Gras Descendres está escrito y dibujado por Éric Liberge, es una obra muy personal, es prácticamente un libro con dibujos, y es tan así porque el dibujo, maravilloso por otro lado, es la clave de que esta historia sea tan complicada, sí, vale, desde luego la forma de hablar, el lenguaje tan poético, usando gran cantidad de palabras "olvidadas" y difíciles, que a veces hay que tirar de diccionario, no ayuda.
Pero es sobre todo que todos los personajes de Monsieur Mardi-Gras Descendres son esqueletos prácticamente indiferenciables, y eso complica la tarea de forma irremisible.

Monsieur Mardi-Gras Descendres es una gran epopeya, nuestro protagonista, formalmente llamado Victor Tourterelle y renombrado una vez muerto como Mardi-Gras Descendres, llega a un lugar desconocido, una especie de desierto donde está solo y resulta que es un esqueleto que solo recuerda prácticamente su nombre, que en vida era un cartógrafo y poco más. Ah, sí, el aburrimiento que lo impregna todo, el eterno aburrimiento.
Pero de repente, llega un "cartero", que le etiqueta, le cambia el nombre y le dice que no está solo, pero ya está, todas las preguntas que Victor tiene siguen siendo incógnitas, y eso es algo que el nuevo Descendres no va a permitir.
Así que se interna en toda una aventura para descubrir dónde está, por qué y cómo salir de allí, si es que es posible.

Al contrario que otros cómics donde la resolución es lo que nos invita a seguir porque queremos desvelar junto al protagonista sus preguntas, que aunque también sea cierto, lo más maravilloso es el viaje, y como, de forma similar a Transmetropolitan, en dos universos ficticios, hay tantas cosas extrapolables.
Bueno, supongo que al fin y al cabo, sus creadores son humanos como tú y yo, que inventen un mundo de fantasía, no les evita el hecho de existir aquí, en La Tierra, y al final esos mundos son representaciones de sus puntos de vista.

Debo decir que la traducción, creo que profesional de Monsieur Mardi-Gras Descendres, es impecable, y digo "creo", porque no he logrado encontrar cómo comprarlo salvo en francés, ignoro si es que salió una partida ya agotada muy limitada.
Esta serie se divide en cuatro tomos, más un prólogo que salió realmente a posteriori, y la verdad es que me gustaría comprarlos, si sabéis algún método, no dudéis en contádmelo.
Y si no salió y es una traducción amateur, bravo por el traductor.

Vuelvo al principio, Monsieur Mardi-Gras Descendres es una lectura brillante pero difícil, por todo, porque es un universo en el que no es fácil meterse, porque todo es un caos, los diálogos, los personajes... pero un caos magnífico en el que estamos constantemente intentado descubrir un poco todo.
La única forma de diferenciarlos es porque tengan algo que lo haga, Victor lleva un molinillo de café en la cabeza y el cartero... una gorra de cartero, pero aparte de eso, básicamente el resto son iguales...

La Salamandra, la Cornisa, la Comandería... nunca llegamos a conocerlos todo lo que quisiéramos, quizá ese sea un pequeño fallo del libro, su falta de profundidad en el universo, pero que teniendo en cuenta que ya de por si es considerablemente complejo, tampoco se echa en falta.

Es curioso que prácticamente no hay nada sobre este cómic por la red que no sea en francés, ni sé cómo lo conseguí en su momento, así que espero que quede aquí al menos constancia en español de su existencia, de lo bueno que es y de mi recomendación si os cruzáis con él, ; )

Éric hace un uso muy interesante de los bocadillos, no solo también utiliza a veces algunas fuentes diferentes, sino que escribe en diagonal, superpuesto, en bandera, es algo que me gusta, la verdad, : )
El colorido del libro es casi en blanco y negro, muy oscuro en general, lo que incide aún más en ese estilo un poco difuminado, que no ayuda a identificar a los parlamentarios, hehe

EDITADO: Dios, es horrible, horrible, horribilísimo, resulta que en España sí que salió, pero lo tradujeron como Señor Mardi-Gras Deceniza, joooooder, y nos quejamos de algunas traducciones de títulos de películas, esto es penoso, haha
Y mirando capturas de la edición "oficial", parece que efectivamente lo que yo tengo es una edición tradumaquetada, y madre mía, qué maravilla, es mucho mejor que la oficial, enhorabuena al que fuera que llevó a cabo tal otra maestra, : )

Escritor y Dibujante: Éric Liberge
Mi Puntuación: 7/10