Cómics: Como Viaja el Agua / Preciosa Oscuridad


Hoy traigo dos nuevos cómics de número único y una mención al pie, en este caso se tratan de tres cómics bastante personales y peculiares.

En primer lugar hablaré de Como viaja el agua, un cómic de Juan Díaz Canales (Blacksad, etc) donde también lleva a cabo la parte artística.
En este interesante cómic de Astiberri confluyen diferentes corrientes y/o géneros, por un lado tenemos un thriller fantástico, donde iremos siendo testigos de una serie de asesinatos, desde una perspectiva extraña, que no sabemos muy bien dónde ubicar, si todo es real, un sueño, un cuento... así tenemos dos carreras a la vez que nos mantienen en vilo, descubrir los propios asesinatos, y ver que es lo que de verdad está ocurriendo en toda la narrativa.
A la vez de todo ello, Canales nos muestra un Madrid castizo, muy bien descrito y representado, con sus nombres "viejunos" para los protagonistas, protagonistas, que para la ocasión, se trata de una serie de carcamales, ya casi en la cuarta edad, quienes contra toda lógica, se han echado a las calles creando un grupo criminal dedicado al viejo arte del latrocinio.

Así es, el cómic comienza mostrándonos a estos vejestorios robando, ya sea por aburrimiento y darle una chispa de emoción a lo que les queda de vida, o ya sea por mantener a sus hijos, en una realidad alternativa, pero similar a la que podemos vislumbrar a medio plazo si los malos augurios siguen adelante, donde los mayores tienen que volver al "trabajo" para mantener a sus hijos, y nietos.

En cierto modo los protagonistas de la historia es la familia de Niceto, uno de estos viejos ladrones, cuyo hijo Román es un médico forense a punto de jubilarse, precisamente el encargado de hacer la autopsia en este caso de muertes/asesinatos múltiples que rodean a Niceto.
Su nieto, Álvaro, es un enfermero del Samur que va a tener un hijo en breve, y que por su puesto, tiene mucho contacto con la policía, que ya le avisa nada más comenzar, que "la próxima vez, Niceto acabará en la cárcel".
El dibujo es bastante correcto como si fuera "noir español", blanco y negro, con un trazo bastante elegante, Canales es también perfectamente hábil en este apartado.

El segundo cómic que voy a comentar se trata de Preciosa oscuridad, una extravagante pieza de arte del cómic francés guionizada por Fabien Vehlmann, conocido por sus más extensas obras Green Manor y Seuls (aún en activo), y dibujada por el dúo Kerascoët, una pareja francesa que adoptó este nombre para sus trabajos conjuntos, que han trabajado básicamente en su país, por ejemplo, participando dentro de la saga Donjon (aka Mazmorra en España).

En Preciosa oscuridad nos presentan rápidamente una peculiar contradicción, por un lado tenemos el cadáver de una niña, un horror, que será precisamente el punto de partida y durante gran parte de la historia, el paisaje donde se desarrolla la trama, pero por otro lado, esta muerte da a luz una serie de criaturas faericas que serán los protagonistas del cómic, de hecho el dibujo es preciosista, un estilo "cute" influenciado por lo oriental, con grandes ojos y bocas.
Vehlmann nos muestra sin tapujos, lo que se ha venido a llamar en muchas sinopsis, "una suerte de Señor de las Moscas", la supervivencia de unas pequeñas criaturas que al parecer viven en nuestro interior, y que de repente salen al mundo salvaje sin saber prácticamente nada y dependiendo básicamente de sus instintos, que en muchas ocasiones son inexistentes.

Sin un rumbo fijo, seremos testigos de este desarrollo de acontecimientos grotescos y crueles en general, con una sensación extraña al ver a estas criaturas tan monas.

Por último mencionar brevemente otro cómic que en cierto modo me parece del estilo, pero que se me ha atragantado seriamente, a pesar de las buenas críticas que he leído por ahí, ignoro si interesadamente.
Se trata de Duerme pueblo de Núria Tamarit y Xulia Vicente, dos jóvenes españolas a las que animo a continuar así (si alguna vez me leyeran) y por supuesto a mejorar.
En Duerme pueblo, vemos una serie de eventos sin pies ni cabeza, entre un pueblo supersticioso que encuentra unos cadáveres, y una bruja que vive en el mismo con dos lobos (¿hombres-lobo?), un cuervo, un gato, una huérfana y un medio-huérfano.
No sé, si intentaban mezclar magia con superstición, mezclar humor con thriller, fantasía con crímenes... pero en mi humilde opinión, no consiguen nada, más que un batiburrillo de ideas que no van a ningún sitio.
A ver qué tal el siguiente, ; )

En fin, dos cómics autoconclusivos bastante curiosos, el de Canales más clásico, a pesar de tener sus cosas, y el de Vehlmann más ambigüo, pero ambos disfrutables y supongo que relativamente económicos.

Escritor: Juan Díaz Canales|Fabien Vehlmann / Dibujante: Juan Díaz Canales|Kerascoët
Mi puntuación: 6/10

Comentarios